¿Cuánto bajará el precio de la vivienda en 2024? Un 2%, según las inmobiliarias

En las grandes ciudades, los precios se mantendrán estables por la alta demanda

Con el final de 2023 a la vuelta de la esquina, la Federación Internacional de Profesiones Inmobiliarias (FIABCI) ha elaborado sus previsiones de cara al 2024, en el que cree que el sector inmobiliario se estabilizará sin síntomas de alarma.   En las grandes ciudades, los precios se mantendrán estables por la alta demanda, aunque en el conjunto de España bajarán alrededor de un 2%. La caída de operaciones de este año, que ronda el 20%, mantendrá una tendencia bajista en el volumen de negocio. Además, la menor capacidad económica hará que las operaciones tengan un menor importe, como señala la tesorera de FIABCI (Federación Internacional de Profesiones Inmobiliarias), Anna Puigdevall.

Asimismo, prevé que las compraventas bajen, como ya han comenzado a hacer en 2023. Esto ocurrirá, sobre todo, a lo largo de la primera mitad del año, tras lo que comenzarán a recuperarse cuando empiecen a rebajarse los tipos de interés.    Es precisamente el encarecimiento de la financiación el que ha hecho que parte de la sociedad no tenga posibilidad de comprar una vivienda. Por ello, los tipos de interés tendrán gran influencia en estas previsiones al dificultar el acceso a las hipotecas a las familias de clase media.

Los alquileres no parecen estar en mejor situación, ya que las grandes ciudades cuentan con poca oferta para la cantidad de demanda, sobre todo de aquellas personas que no pueden conseguir una hipoteca. Una Ley de Vivienda contraproducente y un mayor control de la solvencia de los inquilinos hacen que Puigdevall no crea que esta situación vaya a mejorar de cara a los colectivos más vulnerables.

En cuanto al precio del alquiler, este dependerá de la zona en la que se encuentre la vivienda y si se considera tensionada o no. En el caso de que se trate de una zona tensionada, no se prevé que se eleven los precios, pero sí que la oferta caiga y, por tanto, aumentará la dificultad para hacerse con una vivienda. Asimismo, las grandes ciudades verán como sus precios siguen elevándose, mientras que las zonas no tensionadas evolucionarán de forma estable en función de la oferta y la demanda.

Scroll al inicio