Piélagos acoge a jóvenes de 14 municipios para su formación como profesionales de sanidad, informática y hostelería

Astillero, Camargo, Cartes, Castañeda, Laredo, Los Corrales de Buelna, Piélagos, Polanco, Puente Viesgo, Ramales de la Victoria, Ribamontán al Monte, Santa María de Cayón, Santander y Torrelavega

Jóvenes desempleados procedentes de 14 municipios cántabros –Astillero, Camargo, Cartes, Castañeda, Laredo, Los Corrales de Buelna, Piélagos, Polanco, Puente Viesgo, Ramales de la Victoria, Ribamontán al Monte, Santa María de Cayón, Santander y Torrelavega– han iniciado en Piélagos su capacitación como profesionales de atención sociosanitaria, informática y hostelería.

Se trata de los participantes en las dos nuevas Escuelas del Talento Joven (ETJ) “Las fabricantas II” y “Boosstare” que el Consistorio ha puesto en marcha en las localidades de Vioño, Parbayón y Boo, con cargo a una subvención de 1.319.301 euros otorgada por el Servicio Cántabro de Empleo dependiente de la Consejería de Empleo del Gobierno de Cantabria, financiada con fondos de empleo de ámbito nacional. El alcalde del municipio, Carlos Caramés, acompañado por las concejalas de Educación y Bienestar Social, Carmen Bedoya, y de Sanidad y Participación Ciudadana, Inmaculada Araunabeña, ha inaugurado en el Centro de formación de Vioño los dos programas de formación para el empleo, que se desarrollarán durante los próximos 18 meses, a lo largo de tres fases: una primera de formación y las dos restantes de formación con el alternancia en el trabajo y la práctica profesional, en las que los alumnos serán contratados.
En el acto también han participado las directoras de las Escuelas “Las fabricantas II”, Carmen Ramil, y “Boosstare”, Marisol Fernández, así como las docentes y auxiliares administrativas adscritas a cada una de ellas.

Tres sectores con una gran demanda laboral

Caramés ha dado la bienvenida a los participantes a Piélagos, donde van a adquirir sus certificados de profesionalidad para que puedan trabajar en tres sectores con “una gran demanda laboral”.
“Del sector sociosanitario están constantemente llamándonos para preguntar si tenemos personal cualificado que podamos ofrecer a través de la Agencia de Desarrollo Local; pero por otro lado todo el mundo necesita trabajadores de informática y de la hostelería no hace falta ni decirlo”, ha relatado el regidor municipal, quien ha incidido en que “es importante que aprovechéis estos 18 meses de formación teórica y práctica”.

Durante su intervención, el acalde ha destacado la importancia del reciclaje formativo, especialmente entre los más jóvenes para los que es “una oportunidad” su capacitación en ambas escuelas.  “Se trata de que tengáis una profesión para que podáis desarrollar vuestro proyecto de vida”, ha apostillado. Ana Alvarado, alumna de la ETJ “Las fabricantas II” de la especialidad de sociosanitaria, ha afirmado que su paso por el programa de formación para el empleo “nos va a aportar una estabilidad laboral”. De hecho, ha opinado que “es una oportunidad que hay que aprovecharla”.

Algunos de los alumnos cuentan con experiencia profesional en el sector en el que ahora se están formando.  Por ello, finalizar con éxito su reciclaje formativo les permitirá obtener un certificado de profesionalidad, un tipo de formación oficial que capacita a una persona para el desarrollo de una actividad dentro de una familia profesional o sector concreto.  “Yo sí tengo experiencia, pero no tengo certificado”, ha explicado Leticia Gil una de las compañeras de Ana Alvarado en “Las fabricantas II”, quien ha reconocido que le ha “frenado mucho” en el ámbito laboral la falta de capacitación profesional.

La directora de la Escuela del Talento Joven “Boosstare” ha hecho hincapié en que los alumnos, “como son muy jóvenes, tienen mucho camino por delante para llegar muy alto”.
En este sentido, ha incidido en que es “una profesión que tiene mucha proyección” porque, según ha dicho, “no sólo te quedas en camarero, puedes ser maître, sommelier o director de alimentación y bebidas, trabajos que tienen mucha demanda y unos sueldos muy altos, todo depende de las ganas que se tengan”. “Tenéis razón, es una oportunidad buenísima para salir adelante”, ha reconocido Andrea Jou, alumna de la especialidad de hostelería. “Aunque soy una persona que nunca he sido de estudiar, estoy encantadísima porque va a ser una buena oportunidad para todos”, ha enfatizado.

“Las fabricantas II”: dos especialidades y dos sedes

La Escuela del Talento Joven “Las fabricantas II”, organizada con cargo a una subvención de 879.534 euros otorgada por el Servicio Cántabro de Empleo, cantidad a la que se suma una aportación municipal de 34.368 euros, cuenta con dos sedes. En el Centro de formación de Vioño se imparte la especialidad de sociosanitaria, que ha arrancado con 13 alumnos, con edades comprendidas entre los 18 y los 47 años, debido a 2 bajas que se están cubriendo en estos momentos. Durante la misma, se impartirán tres certificados de profesionalidad de nivel 2: “Atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales”, “Atención sociosanitaria a personas dependientes en domicilio” y “Gestión de llamadas de Teleasistencia”.

También son 13 los alumnos que han arrancado su formación como profesionales de informática en la primera planta del Polideportivo municipal Enrique Tagle “El Moli” de Parbayón, segunda sede de “Las fabricantas II”. Con edades comprendidas entre los 18 y los 26 años se capacitarán a través de dos certificados de nivel 2: “Montaje y reparación de sistemas microinformáticos” y “Sistemas microinformáticos”.
“Boosstare”: formación de futuros profesionales de hostelería

Por su parte, el Albergue municipal de Boo acoge la Escuela del Talento Joven “Boosstare” en la que se forman como profesionales de hostelería 12 jóvenes con edades comprendidas entre los 16 y los 28 años. Durante los próximos meses, en el marco de este programa de formación para el empleo, organizado con cargo a una subvención de 439.767 euros otorgada por el Servicio Cántabro de Empleo, a la que se sumará la aportación municipal de 75.856 euros. La Escuela impartirá dos certificados de profesionalidad: Operaciones básicas de restaurante y bar, de nivel 1, que permitirá acceder a Servicios de bar y cafetería, de nivel 2.

Scroll al inicio