Piélagos se compromete a trabajar para superar los obstáculos a los que se enfrentan las personas con discapacidad

«Favorecer la inclusión de las personas con discapacidad significa reconocer y proteger sus derechos»

Piélagos se ha comprometido este viernes a trabajar para superar los obstáculos a los que se enfrentan las personas con discapacidad y a luchar contra las injusticias y la discriminación que sufren. El municipio ha leído un manifiesto con motivo de la próxima celebración del Día internacional de las personas con discapacidad, una jornada establecida por Naciones Unidad y que, desde 1992, se celebra cada 3 de diciembre.

El acto público, presidido por el alcalde, Carlos Caramés, y la concejala de Accesibilidad y Autonomía Personal, Almudena Ruiz Peña, ha contado con la participación de representantes de la Corporación municipal, empleados municipales, vecinos y alumnos de los colegios El Mimbral y Virgen de Valencia de Renedo. Estos últimos, además, han sido los encargados de leer dos de los microrrelatos -“Federico el caracol” y “Aquel fatídico día”-, que formaron parte del proyecto municipal “Soy uno más”, nacido en 2010 y que, a lo largo de varias ediciones, trató de derribar la barrera del desconocimiento, para ayudar y apoyar en todo lo posible a las familias con hijos con discapacidad, que son muchas y necesitan de la colaboración de todos.

¿Qué es la discapacidad?

En su manifiesto, el Consistorio ha recordado que, según la propia Organización Mundial de la Salud, discapacidad es un término general que abarca las deficiencias, las limitaciones de la actividad y las restricciones de la participación. En definitiva, un fenómeno complejo que no contempla a la persona de forma aislada sino en su interacción con la sociedad en la que vive.

La discapacidad supone una deficiencia física, mental o sensorial que limita la capacidad de ejercer una o más actividades de la vida diaria y, por ello, las personas con discapacidad conforman un colectivo vulnerable, lo que ha originado la restricción de derechos y libertades básicas. Naciones Unidas estima que alrededor de 1.000 millones de personas (4 de ellas en España), es decir, un 15 por ciento de la población mundial vive con algún tipo de discapacidad, frente al 10 por ciento que lo hacía en los años 70, lo que evidencia un crecimiento atribuido no sólo al envejecimiento sino también al aumento de las enfermedades crónicas.

El Ayuntamiento de Piélagos ha advertido de que es más probable que las personas con discapacidad vivan en condiciones de pobreza y, por tanto, estén expuestas a mayores tasas de violencia, abandono y abuso, especialmente en situaciones de crisis, como la derivada de la pandemia ocasionada por el COVID-19. Por ello, ha apelado a la Convención sobre los Derechos de las personas con discapacidad, aprobada por la ONU en 2006 y ratificada por España un año después, que establece la obligación de promover, proteger y garantizar el pleno disfrute de las personas con discapacidad.

Favorecer la inclusión de las personas con discapacidad significa reconocer y proteger sus derechos, unos derechos que afectan a todos los aspectos de la vida: ir a la escuela, vivir en comunidad, acceder a la atención sanitaria, fundar una familia, participar en política, hacer deporte, viajar o tener un trabajo digno.

En Piélagos todos SOMOS UNO MÁS

Es por ello, que el Ayuntamiento ha defendido que las aspiraciones y lo derechos de las personas con discapacidad se incluyan y se tengan en cuenta en un mundo que sea inclusivo, accesible y sostenible porque en Piélagos todos SOMOS UNO MÁS. La obligación de la sociedad, en general, y de las administraciones públicas, en particular, es la de garantizar los niveles máximos de bienestar para todas estas personas sino también su acceso a la educación y al mundo laboral, así como su inclusión en la sociedad en igualdad de condiciones y derechos que el resto de la ciudadanía.

A lo largo de los últimos años, la situación de las personas con discapacidad ha mejorado significativamente, pero aún queda una larga senda por recorrer. Aprovechemos esta oportunidad para hacernos reflexionar y caminar hacia la igualdad plena de los derechos de las personas con discapacidad.  El alcalde ha rechazado cualquier tipo de guerras porque, según ha defendido, no es la solución a ningún conflicto. Asimismo, ha incidido en que, además de los daños irreparables y el drama que supone para muchas personas, suelen ser el origen de la discapacidad de muchas otras.

Scroll al inicio