Gernika (marzo de 2015): «Mucho ruido y pocas nueces», de Imanol Pradales para la Cantabria de Ignacio Diego

Recuerdos de un desencuentro entre el presidente de Cantabria en marzo de 2015, Juan Ignacio Diego Palacios, y el joven diputado foral de Promoción Económica de Bizkaia, el santurtziarra Imanol Pradales (1975), en aquellas fechas. A día de hoy, 25 de noviembre de 2023, aquel diputado que entonces tenía 40 años, hoy es el candidato a lehendakari. Imanol Pradales Gil es el candidato propuesto por el EBB para optar a ser lehendakari en las próximas elecciones autonómicas vascas. El viernes se conoció que el lehendakari Iñigo Urkullu no repetirá como candidato. El Euzkadi Buru Batzar se ha reunido de manera extraordinaria este sábado 25 de noviembre por la mañana y ha decidido dar inicio al proceso interno para la elección de las candidaturas del Partido a la Lehendakaritza, al Parlamento Vasco y también al Parlamento Europeo.

En 2015 Cantabria y Euzkadi mantuvieron un desencuentro político por una empresa SIBAN, que al final manifestó que su decisión de trasladarse a Cantabria «no era definitiva», sino «una posibilidad en estudio», a la vez que confiaba en «contar con la instituciones vascas» para encontrar un «espacio» que hiciera posible su mantenimiento en Vizcaya.

EL CORREO, 19 DE MARZO DE 2015

El diputado foral de Promoción Económica de Bizkaia, Imanol Pradales, cree que las medidas adoptadas por Cantabria para atraer empresas se limitan a «mucho ruido y pocas nueces«. No sólo eso. A su juicio la oferta de «suelo gratis» del Ejecutivo cántabro es «engañosa».

Pradales se pronunció sobre el asunto en el Pleno de ayer de las Juntas Generales de Bizkaia en Gernika, a propósito de una interpelación del PSE relativa a la empresa vizcaína Sibán, que anunció un traslado a Cantabria que ahora está reconsiderando. La firma del grupo vasco Peosa presentó públicamente el 23 de enero junto al presidente de Cantabria, Ignacio Diego, un proyecto para su implantación en Castro Urdiales, pero el pasado 13 de marzo anunció que su marcha no es una decisión definitiva y expresó su deseo de quedarse en Bizkaia, lo que fue saludado por las instituciones vascas.

«Bienvenido sea el cambio de opinión», dijo ayer Pradales. Eso sí, advirtió de que «Bizkaia no debe ni va a competir en una guerra de presunto suelo gratis ni va a entrar en una guerra de puestos de trabajo y salarios precarios». En el caso de Sibán, el diputado presumió de que la Diputación actuó de forma «rápida y eficaz» al aplicar su norma «antideslocalizaciones». En concreto, se obliga a la empresa que se deslocalice a devolver las ayudas forales que hubiera recibido -113.000 euros en el caso de Sibán- e impedir que pueda acogerse a nuevas subvenciones en un plazo de 8 años. El diputado foral consideró que «quizás habría que pensar en endurecer» esta norma foral, que «solo existe en Bizkaia».

Subrayó que el único principio que ha guiado a la Diputación en este asunto ha sido la «defensa de los intereses de Bizkaia», y remarcó que el Gobierno foral mantiene su «compromiso con el tejido industrial».

Por otra parte, la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno vasco, Arantxa Tapia, también se refirió a la deslocalización. A su juicio, «es bastante frívolo decir que nuestras empresas se están marchando» porque «de lo que se dice a lo que es de verdad hay un gran paso». Según su percepción, «nuestras empresas están haciendo enormes inversiones». «Lo que de verdad hay en nuestro pueblo es ilusión», aseguró.

Fuente: https://www.elcorreo.com/bizkaia/economia/201503/19/diputacion-bizkaia-considera-enganosa-20150318231240.html

Scroll al inicio