El Ayuntamiento de Santander ha aprobado una nueva tanda de ayudas dirigidas a comunidades de propietarios del municipio para obras en fachadas e instalación de ascensores, por importe de 112.052 euros.

El concejal de Fomento y Vivienda, César Díaz, ha desgranado este jueves en un comunicado el contenido de este acuerdo adoptado en la Junta de Gobierno Local, celebrada el lunes y de la que informó el martes en rueda de prensa el portavoz del equipo de gobierno y responsable de Urbanismo, Innovación y Contratación, Javier Ceruti (Cs).

Según ha indicado el edil ‘popular’, la Junta dio el visto bueno a nueve subvenciones, cuatro para obras en fachadas y cinco para la instalación de ascensores, que oscilan entre los 3.645 euros y los 22.500.

Según ha valorado Díaz, estas ayudas incentivan la mejora y el mantenimiento de edificios catalogados y suponen un «estímulo» para las comunidades que deben afrontar este tipo de actuaciones.

El edil ha recordado que el pasado mes de julio, el Consistorio aprobó de forma provisional cuarenta ayudas a comunidades de propietarios por importe global superior a los 500.000 euros y ha insistido en que «estas obras redundan en la conservación y la mejora de la accesibilidad de los inmuebles y en el mantenimiento de la imagen urbana y recuperación del patrimonio arquitectónico de la ciudad».

Según ha recordado el responsable de Fomento, la convocatoria de este año cuenta con un presupuesto global de 700.000 euros, -350.000 euros para cada una de las líneas de ayudas-, y ha apuntado al respecto que son compatibles con las de otras administraciones.

AYUDAS

Las ayudas para la rehabilitación de fachadas se destinan a edificios catalogados por el planeamiento y prevén subvenciones tanto para obras generales (revocos, enfoscados, pintura, arreglo de balcones, etc) como para trabajos especiales (recuperación de elementos arquitectónicos y arreglos que requieran mayor especialización).

En el caso de las ayudas de ascensores, se dirigen a fomentar la instalación de este tipo de equipamientos en edificios preexistentes que carecen de él, mejorando con ello la accesibilidad para sus residentes.

En ambos casos, las subvenciones, además de representar un «estímulo» para que los propietarios se decidan a hacer este tipo de obras, contribuyen a «incentivar la actividad económica del sector de la construcción», ya que la inversión realizada por los beneficiarios «multiplica considerablemente la ayuda recibida», ha concluido Díaz.