La plaza de toros de Santander sacará a licitación el alquiler del recinto taurino para la celebración de la Feria de Santiago, tal como ha acordado el Consejo de Administración de esta sociedad, que ha aprobado por unanimidad los pliegos para un arrendamiento que se limitará al período en el que se desarrollen tanto el propio ciclo taurino como los preparativos del mismo, con un plazo máximo de un mes al año.

La plaza de toros de Santander, dice así adiós al cartel que tenía de ser la única plaza de España de gestión pública.

La alcaldesa, Gema Igual, quien ha asistido a la reunión de este órgano, que ha estado presidida por Constantino Álvarez, presidente del Consejo, ha remarcado que el Consejo de Administración de la plaza seguirá, como hasta ahora, garantizando la calidad de la Feria de Santiago y velando por que las peñas taurinas y el resto de aficionados disfruten de un ciclo taurino con los mejores toreros y ganaderías y sin aumentar los precios que se han venido aplicando. Asimismo, se subrogará al personal de la plaza durante el período de alquiler de la misma.

Habrá un control férreo por parte del Consejo de Administración tanto a la hora de establecer las condiciones del arrendamiento como en cuanto al cumplimiento de las mismas, protegiendo al personal de la plaza y buscando siempre el interés de los abonados y aficionados, así como de la propia ciudad, con el objetivo de que Santander siga ocupando un lugar destacado en el panorama taurino nacional”, ha subrayado.

Igual ha señalado que se trata de “blindar” la Feria de Santiago para seguir garantizando su celebración con las máximas cotas de calidad, al tiempo que ha hecho hincapié en que se ha optado por un alquiler por un plazo muy limitado y no por una concesión del uso de ese espacio durante todo el año.

La regidora santanderina ha reiterado su compromiso con la pervivencia de la Feria de Santiago, por su arraigo en la ciudad, por su contribución a mantener el patrimonio cultural, histórico y arquitectónico de una plaza de toros más que centenaria y por su repercusión económica, especialmente en sectores como el comercio y la hostelería que tienen un gran peso dentro del tejido empresarial local.

En este sentido, ha subrayado que la celebración de la feria garantiza el mantenimiento de 2 puestos de trabajo estables durante todo el año y de otros 100 temporales, a los que hay que añadir los empleos indirectos que se derivan de la actividad económica asociada a este evento.

La alcaldesa ha agradecido a “los verdaderos protagonistas y el alma de la Feria de Santiago”, como son las peñas y aficionados -con quienes se reunirá esta tarde para darles a conocer este acuerdo- que, con su apoyo y su presencia en la plaza, contribuyan a que los toros sigan formando parte de las alternativas que ofrece Santander durante el período estival y a seguir apuntalando el éxito de su Semana Grande.

Además, ha adelantado que, por su parte, continuará apoyando los festejos en primera fila, animando a los ciudadanos a participar en ellos y dándolos a conocer fuera de Cantabria para atraer a aficionados de otros puntos del país, como Madrid, Bilbao o Sevilla, tal como ya viene haciendo en los últimos años.

Condiciones de la licitación

El pliego de condiciones para el arrendamiento contempla que el alquiler se limitará al período de celebración de la feria y el tiempo necesario para sus preparativos, con un plazo máximo de un mes. El canon o renta del alquiler de la plaza por la mensualidad de 2020, o período inferior que proponga el licitador, se fija en 60.000 euros más IVA, una cuantía que los licitadores pueden incrementar en su oferta.

Los licitadores deberán incluir en su oferta el cartel de la Feria Taurina para este año 2020, expresando fechas, horas, toreros y ganaderías. Podrá contener hasta tres reservas para la posterior inclusión de triunfadores de la Feria, si no hubieren sido designados previamente. Asimismo, deberán detallar los precios de entradas y abonos, que no podrá ser incrementado respecto al actual, además de las mejoras ofertadas.

La sociedad y el adjudicatario de la licitación podrán, de mutuo acuerdo, antes del mes de diciembre de cada año y hasta un máximo de tres ediciones, contando la primera, realizar sucesivos contratos que respetarán las condiciones inicialmente pactadas.

Para ello, el adjudicatario deberá proponer un calendario de la feria, un cartel de toros y toreros, una propuesta de precio de los abonos y entradas, así como el precio del arrendamiento que, como mínimo, será igual al del ejercicio anterior incrementado con el IPC interanual a nivel nacional.

Se requerirá a los licitadores que hayan sido titulares o concesionarios de alguna plaza de toros de primera y/o segunda categoría sin tacha en la gestión de, al menos, cuatro años dentro de los últimos seis y con un mínimo de 20 festejos mayores en todo el período al que se alude.

Además, deberán estar al corriente de las obligaciones derivadas de contratos anteriores o actuales antes de concluir el período de presentación de ofertas y acreditar un volumen de facturación de, al menos, 1 millón de euros en cada uno de los últimos tres años, siempre que ese volumen haya sido obtenido mediante actividad taurina y sin incluir el IVA en este importe total.

Por su parte, la sociedad Plaza de Toros se compromete a entregar en condiciones adecuadas para la celebración del evento este espacio, en cuyo contrato de alquiler se excluyen las dependencias correspondientes a la oficina de la plaza, la vivienda del conserje y el museo taurino.

El plazo de presentación de ofertas será de 20 días naturales, contados desde el día siguiente al de la publicación del anuncio de licitación, que se publicará, al menos, en un diario de ámbito nacional y en la página web de la sociedad Plaza de Toros (www.toros-santander.es).

La alcaldesa ha destacado que, con estas condiciones, el Consejo de Administración garantiza la continuidad del prestigio de la Feria de Santiago en el panorama taurino nacional.

Imagen de archivo.

What do you want to do ?

New mail

What do you want to do ?

New mail