Diversos colectivos sociales de Cantabria han convocado para este domingo, 12 de mayo, coincidiendo con la próxima celebración del octavo aniversario del movimiento 15M, una manifestación en Santander para construir «democracia desde abajo».

La marcha partirá a las 12.30 horas de la Plaza de Numancia y llegará hasta la Porticada, donde se desarrollará un acto, una comida compartida y actuaciones. Además, se dejará el micrófono abierto como era habitual en las concentraciones del 15M, ha informado, en un comunicado, Cantabria No Se Vende, uno de los colectivos promotores de la iniciativa.

En la manifestación se reivindicará la vivienda, educación, igualdad, medio ambiente, cultura, sanidad, transporte, pensiones y libertades pues, según los organizadores, «la verdadera democracia es el poder del pueblo».

CAMPAÑA ‘DEMOCRACIA DESDE ABAJO’

La movilización llega tras un proceso que viene de lejos ya que, desde hace tiempo, decenas de colectivos sociales cántabros que luchan por el derecho a la vivienda, por la educación y sanidad públicas, la ecología, el feminismo y respeto a la diversidad sexual, el transporte público, la cultura popular, la atención a la dependencia, la memoria histórica, las pensiones o la solidaridad internacional, coordinados desde Cantabria No Se Vende (CNSV), han desarrollado varios encuentros y toda una campaña ‘Democracia desde abajo’.

Además, estos movimientos han consensuado un programa de veinte puntos «para mejorar las condiciones de vida de los cántabros» que dieron a conocer el pasado 27 de abril y que van a presentar a todos los partidos políticos que se presentan a las autonómicas, para valorar su nivel de compromiso con las demandas sociales.

La idea fundamental de la campaña es, según explica Cantabria No Se Vende, que la «auténtica democracia reside en el poder del pueblo, que no debe permanecer pasivo ante la abrumadora campaña electoral de la clase política, sino tomar el protagonismo para defender los derechos y libertades que –dice– se les está negando.

Además, en un comunicado, Cantabria No se Vende ha denunciado que el Ayuntamiento de Santander está poniendo «trabas» a la organización y –dice– «ha negado la toma de luz y el escenario que concede habitualmente».

Desde CNSV, tilda de «antidemocrática» la actitud del Ayuntamiento y lo considera «un ejemplo inmejorable de la necesidad de movilizarse para que esa clase política que se apropia de lo que es de todos vea que la fuerza del pueblo está en su unión y organización».

La organización ha invitado a los asistentes a llevar un bocadillo para comer y algo (toallas, mantas) para apoyarse, porque desarrollaremos a la conclusión del acto una comida de fraternidad, que el espacio público no es sólo para su utilización comercial, debe ser sobre todo para la convivencia y la creación sociocultural.