La Plataforma ‘Salvar la Magdalena’ ve “más arena que nunca” en esta playa de Santander, por lo que ha insistido en que se retire la escollera ya construida frente al balneario, una de las dos previstas en el proyecto puesto en marcha hace más de un año y paralizado en verano.

“Sigue habiendo playa”, ha sentenciado Carlos Sánchez, portavoz del colectivo y de la asociación ecologista Arca, para responder así a las declaraciones de la alcaldesa, Gema Igual (PP), que con motivo de la Semana Santa ha criticado que no se haya retomado la construcción de la escollera pendiente ni se haya procedido tampoco al tradicional rellenado de arena.

Sin embargo, desde la agrupación -que se muestra “optimista” de cara a sus reivindicaciones por el momento político actual, marcado por las elecciones generales, autonómicas y municipales- aseguran que hay “más arena que nunca” y, por tanto, “sigue habiendo playa“, que usa todo el año: para pasear en invierno y bañarse en verano, según han especificado, y antes de apuntar que La Magdalena no se puede convertir en “una playa marbellí”.

En una rueda de prensa convocada para presentar el libro ‘El caso de las escolleras‘, que mezcla realidad y ficción para repasar el desarrollo histórico de esta zona de la Bahía de Santander y el área de El Sardinero, la plataforma considera que es una playa “sobrecargada de arena”, de ahí que la solución ante los temporales de invierno sea la “reposición periódica“. Con un coste anual de 40.000 euros es la opción “más barata y adecuada”, y contrasta además con los cerca de 2 millones de los diques proyectados.

Por eso, desde el colectivo insisten en la retirada del espigón ya construido y retomar las tradicionales reposiciones de arena, que es lo que se hace -ha dicho- en playas de estas características, en el Norte del país y en Europa.

Además, en la comparecencia ante los medios, en la que también han intervenido Domingo Lastra, Aurelio González Riancho y Javier Gómez Acebo, han señalado que en este caso se trataría de un “tránsito sencillo” de arena, en superficie, no mediante dragado, para llevar la que “sobra” de la zona de Los Peligros hacia La Magdalena.

Al respecto, han incidido en que en la Bahía de Santander hay arena “en exceso”, y sobran “cientos” de metros cúbicos, como evidencian las reposiciones que se han venido haciendo durante años mediante dragados.

Se han referido también al informe del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX), dependiente del Ministerio de Fomento y que concluyó la necesidad de acabar la obra iniciada por el departamento para la Transición Ecológica. Pero, según ha remarcado la Plataforma, se advertía de que aunque se terminara, habría que seguir con las reposiciones de arena, con lo que el proyecto “no sirve para nada”.

En línea con lo anterior, consideran que el dique ya ejecutivo se “interpone” al movimiento de las corrientes de agua, por lo que es “un error”, e “interrumpe” además el tránsito natural en la Bahía, extremo que han tildado de “contraproducente”.

Y tras recordar el rechazo “mayoritario” a esta actuación, que se ha topado con el ‘no’ del Gobierno y Parlamento regional y parte de la sociedad, los representantes de la Plataforma han lamentado la ausencia de razones “cuerdas” o “lúcidas” para justificar el “brutal” proyecto, que tachan de “barbaridad”.

LIBRO

De ahí las acciones que desde hace un año vienen promoviendo los ciudadanos agrupados en torno a ‘Salvar la Bahía’, desde manifestaciones y concentraciones hasta citas de índole cultural, como el libro ‘El caso de las escolleras’, que recoge la historia del desarrollo histórico de La Magdalena y El Sardinero, escrito por Aurelio González Riancho.

Es un relato a mita de camino entre la realidad, la ficción y la tribuna, escrita por Javier Gómez Acebo, quien con personajes de otras de sus novelas muestra una visión distinta de los hechos en una publicación ilustrada con dibujos de Domingo Lastra.

La obra, a la venta en librerías al precio de 12 euros, será presentada en la Feria del Libro, el próximo 2 de mayo a las 20 horas, en la librería Gil (16 de mayo a las 19 horas) y en La Vorágine (17 mayo).

CONCENTRACIÓN Y ACTO CULTURAL

Y para demandar la retirada de la escollera ya levantada, la Plataforma ‘Salvar la Magdalena’ ha convocado un acto cultural, el 3 de mayo en la Nave Quelate de Santander, a las 19 horas, así como una concentración en la playa, el domingo día 12 a las 12 horas.