«En ningún lugar se encuentra más Cantabria que en Torrelavega. Cuando uno quiere conocer Cantabria, tiene que venir aquí». Son palabras del presidente regional, Miguel Ángel Revilla, en el acto conmemorativo del 125 aniversario de la concesión del título de ciudad a Torrelavega, donde ha resaltado la importancia de esta localidad en el pasado, presente y futuro de la Comunidad Autónoma como «cruce de caminos» y «crisol» de la cultura y las tradiciones cántabras, «que conserva como nadie».

El jefe del Ejecutivo ha valorado también «la pasión y el sentimiento de pertenencia» de los torrelaveguenses, elementos que, en su opinión, «son básicos para afrontar el futuro».

En su intervención en el complejo deportivo ‘Sergio García’ de La Lechera, Miguel Ángel Revilla ha llamado al optimismo y ha expresado su confianza en las grandes posibilidades que tienen Torrelavega y Cantabria de superar un «momento complicado» como el actual, marcado por la «incertidumbre general» que preside el panorama mundial y siembra dudas en la economía, a lo que se añade la «crisis política» que padece España.

«Tengo esperanza en el futuro y en esta ciudad, porque ser de Torrelavega no es cualquier cosa. Los de Torrelavega son de Torrelavega», ha enfatizado.

Finalmente, ha reconocido que para él es «un honor y un privilegio» participar en este acto por el especial cariño que guarda a esta ciudad, en la que trabajó y convivió durante una etapa importante de su vida antes de entrar en política, y ha confiado en que dentro de 25 años, cuando se conmemore el 150 aniversario, la situación habrá mejorado.

«Lo mejor está por llegar. Tenemos una juventud preparada, con ganas, y todo tiempo pasado sin duda fue peor», ha dicho, antes de concluir sus palabras con vivas a Torrelavega, a Cantabria y a España.

La ceremonia ha reunido a numerosos representantes institucionales de Cantabria y de Torrelavega. Por parte del Gobierno, también han acudido el vicepresidente, Pablo Zuloaga, y los consejeros de Presidencia, Paula Fernández; de Educación, Marina Lombó; de Desarrollo Rural, Guillermo Blanco, y de Empleo, Ana Belén Álvarez.

Además, ha destacado la presencia del alcalde, Javier López Estrada; la Corporación municipal al completo; el presidente del Parlamento, Joaquín Gómez; el delegado del Gobierno, Eduardo Echevarría; el presidente de la Federación de Municipios, Pablo Diestro; varios exalcaldes y exconcejales de la ciudad, mandatarios de otros municipios del Besaya, diputados autonómicos, miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y personalidades de la cultura y la sociedad local y regional.

Javier López Estrada ha realizado un repaso por algunos de los hitos históricos de la ciudad de Torrelavega, que ha pasado en estos 125 años de ser una «pequeña villa» a una «pujante ciudad, más justa y accesible, menos contaminada, más solidaria y parte de un territorio que tiene la esperanza de vida más alta» del planeta.

Además de agradecer la labor de los alcaldes que le han precedido en el cargo, se ha referido a algunos de los principales «retos» que la ciudad tiene por delante, entre ellos reducir la tasa de paro, recuperar población, habilitar más espacios de aparcamiento, mejorar el transporte comarcal, potenciar el comercio, solucionar el soterramiento, transformar La Lechera y el Mercado Nacional de Ganados, y generar más suelo industrial.

Por último y al igual que el presidente cántabro, ha hecho mención al «sentimiento de pertenencia y al orgullo» de los torrelaveguenses hacia su ciudad, que seguirá inalterable con el paso del tiempo.

También ha intervenido el primer teniente de alcalde, José Manuel Cruz Viadero, quien ha confiado en la capacidad de Torrelavega para superar las dificultades y ha asegurado que en el futuro la ciudad estará «mucho mejor» que ahora.

La gala ha contado con las actuaciones musicales del grupo de danzas Virgen de las Nieves de Tanos, el Conservatorio de Torrelavega y el cantante Nando Agüeros.

125 años de Torrelavega

El 29 de enero de 1895 Torrelavega recibió el título de ciudad por Real Orden de la reina María Cristina. Entonces tenía 8.300 habitantes y era una ciudad sin luz ni electricidad en sus hogares, servicios que llegarían ese mismo año, junto con el ferrocarril. 125 años después, la capital del Besaya ha experimentado un gran crecimiento y cuenta con casi 51.500 vecinos (datos del ICANE en 2019). Pese a haber atravesado una importante crisis industrial, es una ciudad moderna y cabecera de una comarca con grandes posibilidades de progreso.

El Ayuntamiento, en colaboración con diferentes colectivos sociales y culturales de la localidad, ha programado un amplio programa de actividades durante todo el año para conmemorar la efeméride. Entre otras iniciativas, se ha diseñado un logotipo conmemorativo que representa algunos de los edificios y espacios más emblemáticos de Torrelavega, como La Lechera, el Mercado Nacional de Ganados, El Malecón o el monumento Oteando.

What do you want to do ?

New mail