Mi casa es la tuya. Bertín se ha desplazado hasta Cantabria para pasar el día con Miguel Ángel Revilla. El presidente de la Comunidad Autónoma de Cantabria prepara una ruta para hacer junto al presentador pero antes de iniciar la caminata le muestra un lugar muy especial para él. Reportaje en el que el presidente de Cantabria se supera así mismo. Personal, directo, sincero, abierto, emocional, sin ambages.
Parada emocional. Se trata del mirador de la Cruz de Cabezuela, en la que se encuentra una estatua muy especial que él mismo mandó construir. Bajo ésta, hay reservado un espacio para colocar una placa en el futuro, pues allí descansarán en paz las cenizas de Revilla. Según le confiesa a Bertín, ha dejado por escrito este deseo.
La fecha para hacer esto debe ser un 25 de julio, a las 14.00 h. (aunque su fallecimiento se produzca en otra fecha anterior), el día de Santiago, patrón de Salceda. Además, quiere que ese día sea especial, que vayan sus seres querido a  comer y “hagan una pequeña fiesta familiar”. Lo tiene todo pensado, hasta el texto de la placa, e invita a Bertín a este día tan especial.
Miguel Ángel Revilla ha abierto su corazón durante su entrevista con Bertín. Hablaba de la casa donde nació y creció y le invadían los buenos recuerdos. Pero desde que se marchó de esa vivienda no ha vuelto a ir porque el que fue su hogar guarda también recuerdos dolorosos para el político.
“Si voy empezaré a llorar porque me voy a acordar de la habitación que tenía con mi hermano Jaime. Jaime está en mi vida siempre, se mató con treinta años. Yo lo hubiera cambiado todo (presidencia, lo que he llegado a conseguir por Cantabria) por que estuviera vivo mi hermano”, confiesa Revilla, visiblemente emocionado.
Visita a su casa natal, descripción con todo lujo de detalles. Anécdotas. Pasado de la España de 1950. Después, pesca y comida en Ajo.
Un Revilla único, el Revilla de 1943 visto en 2019.