«Los representantes de los sindicatos indicados anteriormente, solicitan que el concejal de protección ciudadana D. Pedro Nalda deje de mentir a los ciudadanos de la ciudad de Santander. Las declaraciones efectuadas por el concejal, derivando la responsabilidad de cualquier incidente que pueda ocurrir en la ciudad de Santander a los miembros del Cuerpo de Policía Local son totalmente inaceptables».

Sendos comunicados. Por un lado los representantes de los sindicados y por otrpo la Alcaldía.

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, ha afirmado que el Ayuntamiento tiene «los mecanismos» para garantizar la seguridad en la Semana Grande, ante la comunicación realizada por la Policía Local de que no hará horas extraordinarias durante las fiestas del municipio, que se celebran del 19 al 28 de julio.

La regidora subrayado que el Ayuntamiento «tiene que garantizar la seguridad, y así lo hace, en fiestas, en verano y todos los días del año». Y ante este anuncio, el Consistorio está «viendo las opciones» que tiene para que «así sea» y los santanderinos «no se sientan desprotegidos en ningún momento».

Igual ha recordado que «muchos espectáculos» de la Semana Grande cuentan con seguridad privada «todos los años», y ha subrayado que «va a haber total seguridad en las fiestas de Santander».

Al respecto, ha recordado que Santander es «una de las ciudades más seguras de España», y ha insistido en que, además de la Policía Local, otros espectáculos «llevan su propia seguridad, como lo han hecho siempre».

Además, la próxima semana, como es habitual, se celebrará una Junta Local de Seguridad, donde se analizará toda la actividad de la ciudad con la colaboración de la Delegación del Gobierno en Cantabria y la Policía Nacional.

Asimismo, ha subrayado que el Ayuntamiento «tiene mecanismos para garantizar la seguridad y así lo haremos».

RESTO DEL COMUNICADO DE LOS SINDICATOS

Además, el concejal se apoya en dos sindicatos como son CCOO y UGT los cuales apenas cuentan entre sus afiliados con miembros del Cuerpo de Policía Local y desoye las reivindicaciones que realizan los sindicatos que cuentan entre sus afiliados casi con el 90% de la plantilla de la Policía local.

Recordar que todo surgió de una asamblea a la que acudió gran parte de la plantilla (que incluso antes de las elecciones nos pedían manifestarnos en la calle por la grave situación) que continuamente nos mostraba su cansancio por la situación que se está viviendo en la plantilla, donde no se valora el gran esfuerzo que se realiza a diario para sacar el trabajo adelante, donde se deniegan permisos, donde se dificulta la formación de los agentes, cuando estos ponen tiempo libre para realizar un curso, pero se les deniegan los días coincidentes con el turno, impidiéndoles finalizar el curso y donde desde hace más de dos años no funcionan los sistemas de comunicaciones, algo tremendamente grave que afecta a la seguridad de los agentes y a la de los propios ciudadanos, que incluso en ocasiones observan la desesperación de los agentes que no pueden recurrir a sus emisoras para solicitar una ambulancia o solicitar apoyo en situaciones peligrosas.

Si alguien es responsable es el equipo de gobierno y directamente el propio concejal por ser quien dirige éste área, que ha sido incapaz de dotar a este cuerpo policial de un número mínimo de efectivos suficiente para poder prestar los servicios que requieran los más o menos 174.000 santanderinos y los visitantes de la ciudad, dado que en época estival la ciudad de Santander ha llegado en varias ocasiones a los 371.000 turistas. En este sentido la ley establece que tiene que haber, como mínimo, 1,5 policías por cada 1.000 habitantes, lo que teniendo en cuenta la población de Santander, obligaría a tener, como mínimo 261 agentes. La realidad es que la Policía Local de Santander cuenta a día de hoy únicamente con 156 agentes. Hay casi la mitad de policías de los que debería haber. ¿Esto de quién es culpa? Evidentemente, del equipo de gobierno. Además, la falta de personal fue denunciada ya en 2016 y llegó incluso a plantearse una moción en el Pleno del ayuntamiento y, a pesar de ello, nada se ha solucionado sino todo lo contrario, ha ido a peor.

Puede algún ciudadano de Santander explicarle a Pedro Nalda que, en el año 2009, patrullaban las calles en cada turno unos 48 efectivos entre Policías y Agentes de movilidad y a fecha de hoy esa cifra se queda en 18 efectivos el mejor de los días y que gracias a la profesionalidad y a la salud de los agentes, se saca el trabajo adelante, pero que ya se ha vuelto algo insostenible.

La falta de personal ha llegado a afectar a la salud de los policías que no dan abasto a atender los requerimientos ciudadanos. Esto se puede aguantar un tiempo, pero no años como lleva ocurriendo, se medio atiende a un ciudadano para ir corriendo a atender a otro y eso no puede seguir así.

Por otra parte, respecto a las reivindicaciones, el Concejal de Policía vuelve a mentir. Son reivindicaciones que llevan reclamando estos sindicatos desde hace más de 10 años, muchas de estas reivindicaciones lo que reclaman es un trato igual que al de otros funcionarios del mismo ayuntamiento, ya que se sienten discriminados, incluso varias de ellas, se están llevando a cabo en varios municipios y ciudades de España desde hace años.

Esto no es una cuestión de ganar más dinero, sino de justicia y de dignidad ¿Se pueden imaginar los ciudadanos hasta que punto llega el hartazgo de los Policías y Agentes de movilidad que están dispuestos a no ganar dinero haciendo horas extras?

Para finalizar, estos representantes sindicales consideran inaceptable que el concejal Pedro Nalda no se haya siquiera sentado a negociar las reivindicaciones.