Unidas Podemos ha propuesto un plan global de acción para las zonas rurales de Cantabria. Así lo han demandado los candidatos de la coalición en las elecciones generales del próximo 10 de noviembre, Luis del Piñal y Leticia Martínez, este sábado en Villanueva de la Peña.

Para la agrupación es «fundamental» desarrollar políticas «activas y directas» que respondan -dicen- a la realidad de los pueblos y comarcas de la Comunidad, incluyendo la «subsanación» de la planificación urbanística «caótica» que, a su juicio, han llevado a cabo los distintos gobiernos autonómicos y que, entre otros problemas, ocasiona «inundaciones periódicas cada año».

«Una ordenación urbanística caótica, que ha permitido la construcción de viviendas en zonas inundables, la ausencia de vigilancia del Gobierno de Cantabria de los planes urbanísticos diseñados por los ayuntamientos más el cambio climático con lluvias torrenciales que cada vez son más frecuentes, amasan la tormenta perfecta para este tipo de desastres naturales», ha señalado Del Piñal.

A este respecto, ha lamentado que el Estado deje a Cantabria «de lado» con una inversión «insuficiente» de 2 millones de euros para paliar las consecuencias de las lluvias.

«Para esto vale un diputado del PRC en Cantabria y un presidente autonómico que sólo se ocupa de autopromoción personal en los platós de televisión mientras mantiene en un cajón el Plan Regional de Ordenación del Territorio», ha agregado en referencia a José María Mazón y Miguel Ángel Revilla.

En su propuesta de plan para las zonas rurales, Unidas Podemos considera que ha promover el desarrollo integral de los pueblos, incluyendo una mejora de las comunicaciones viales y ferroviarias, que vertebren la Comunidad y el mundo rural con las urbes.

En este sentido, Leticia Martínez ha recalcado la importancia de la creación de empleo local para fijar población y evitar el éxodo hacia las ciudades.

Además, considera preciso garantizar unos servicios mínimos como escuelas, supermercados, bancos, consultorios rurales, además de aplicar políticas fiscales que bonifiquen el asentamiento de empresas en el medio rural.

«El entorno rural -ha dicho Martínez- debe contar con un Gobierno responsable, que proteja y cuide los derechos de los trabajadores que trabajan en él y que éstos no se vean forzados a emigrar, fomentando también una fiscalidad verde que garantice el cuidado del medio ambiente».

«La presencia de diputados cántabros de Unidas Podemos en el Congreso permitirá dar a voz a esa Cantabria rural que sigue abandonada por los Gobiernos autonómico y estatal mientras poco a poco nuestros pueblos mueren», han sentenciado para concluir.