Los sindicatos representativos del transporte de viajeros por carretera de Cantabria (UGT, CCOO, USO y SCAT) amenazan con convocar varias jornadas de huelga si la patronal mantiene su postura de no retomar hasta septiembre las negociaciones el convenio colectivo, que afecta a medio millar de trabajadores.

Así lo han avanzado este miércoles en la primera movilización que han llevado a cabo, una concentración en la plaza de las Estaciones de Santander, en donde han denunciado que la patronal no sólo insiste en prorrogar un año más el anterior convenio que expiró en diciembre de 2018 y posponer la negociación de uno nuevo al año 2020, sino que además en la última mesa negociadora «se despidió hasta septiembre».

El representante de UGT en el sector, Óscar Martín, ha señalado en declaraciones a Europa Press que, si la patronal no cambia su postura y retoma ya las negociaciones, los sindicatos intentarán reunirse con representantes políticos del Gobierno de Cantabria ya que las empresas «trabajan con dinero público» al ser concesionarias de las líneas de transporte regular y el transporte escolar.

«Creemos que los responsables públicos tienen muchos que decir y no se pueden poner de perfil y, por ello, vamos a presionar para que la patronal vuelva a la mesa de negociación y no espera a septiembre», ha dicho Martín, que ya ha avanzado que, si no lo hace, los sindicatos ya plantean realizar jornadas de huelga los días 31 de julio y 1 y 31 de agosto, así como en el transporte escolar el 9 de septiembre cuando comenzará el curso.

De esta forma, ha indicado que la intención de los representantes sindicales del transporte de viajeros por carretera es mantener una reunión con los responsables políticos del Gobierno de Cantabria, de cuya Dirección General de Transportes dependen las concesiones de las líneas regulares, y de la Consejería de Educación, que es quien gestiona el transporte escolar.

Por ello, Martín ha apuntado que a los responsables de ambos departamentos de la administración regional «es a los que vamos a reclamar que presionen a la patronal con el fin de que vuelva a retomar las negociaciones y acordar por fin el convenio colectivo».

Pero, para no convocar finalmente las jornadas de huelga, los sindicatos no sólo quieren que las empresas de transporte de viajeros por carretera vuelvan a la mesa de negociación sino que además lo hagan «con otra actitud, porque hasta ahora lo único que quieren es prorrogar el convenio por un año y empezar a negociar el nuevo en 2020».

«Nosotros no podemos esperar a 2020, nosotros queremos negociar el convenio ahora para tener en vigor un convenio para 2019, 2020 y 2021 y dar estabilidad al sector a medio plazo, no queremos un remiendo como quiere la patronal», ha concluido Martín.