El presidente del Comité Paralímpico Español (CPE), Miguel Carballeda, la nadadora Teresa Perales, el ciclista Ricardo Ten y el atleta Gerard Descarrega fueron los protagonistas el 30 de septiembre de un desayuno informativo sobre los Juegos de Tokio 2020 organizado en el Hotel Intercontinental de Madrid. Todos ellos destacaron el gran avance que ha experimentado el movimiento paralímpico en los últimos años pero coincidieron en que aún hace falta mayor atención de los medios de comunicación.

El encuentro contó también con la presencia de la Infanta Elena, presidenta de honor del CPE;  la presidenta del Consejo Superior de Deportes, María José Rienda; el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco; el Embajador de Japón en España, Masashi Mizukami; el viceconsejero de Deportes de la Comunidad de Madrid, Roberto Núñez; los secretarios generales del CPE y COE, Miguel Sagarra y Victoria Cabezas; el director de Relaciones Institucionales del Real Madrid, Emilio Butragueño, y el director general de Políticas de Discapacidad del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Jesús Celada, así como de otros representantes del mundo del deporte, de la discapacidad y de las empresas patrocinadoras del Plan ADOP.

Miguel Carballeda centró su intervención en el potencial del deporte como herramienta para salir de las situaciones más difíciles de la vida, como puede ser una discapacidad. Además, pidió a las instituciones “igualdad de oportunidades” para todos los deportistas y deseó que RTVE pueda retransmitir tanto los Juegos Olímpicos como los Paralímpicos del próximo año.

El presidente del CPE también mostró su preocupación por “la renovación del equipo paralímpico”. Sin embargo, añadió que “afortunadamente viene gente joven que está sorprendiendo en campeonatos del mundo y campeonatos de Europa” gracias a los programas de promesas de atletismo (con el patrocinio de Liberty Seguros), natación (con AXA) y ciclismo (con Cofidis).

También se mostró partidario de que Madrid, u otra ciudad española, opte por organizar los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2032, después de que la capital lo intentara en los de 2012, 2016 y 2020. “Madrid y España, de nuevo, están en condiciones de plantearse eso cuando quieran”. “Madrid se lo merece y unos Juegos cambian el futuro de una ciudad y de un país, la hacen mejor, piensan en todos, en los que tienen y en los que no tienen discapacidad”.

Teresa Perales también pidió mayor visibilidad para el deporte paralímpico, especialmente fuera de la época de Juegos. “Que no haga falta ganar un oro para abrir un telediario” reclamó la zaragozana.

En cuanto a la cita del próximo verano, Perales indicó que se plantea subir al podio hasta tres veces, aunque precisó que se conforma con dos medallas “para igualar a Michael Phelps”. Preguntada por la fecha en que colgará el bañador, comentó: “No sé cuándo me voy a retirar, probablemente cuando me ganen”. “Pero no me voy a retirar en lo alto, voy a disfrutar de la caída con dignidad”, bromeó.

La nadadora paralímpica con más medallas en Juegos recordó que ha vuelto a proclamarse campeona del mundo recientemente en Londres (Reino Unido), con lo que seguirá compitiendo “para ganar”. “Tardaré un poquito en ceder el testigo”, apostilló.

Por su parte, Ricardo Ten, que compite ahora en ciclismo después de casi 21 años y cinco Juegos como nadador, admitió que aún ve “de lejos” su posible participación en Tokio 2020. “Me asusto muchísimo con sólo oír Tokio», reconoció. Pero explicó que estar en la cita japonesa ya supondría “un gran triunfo” y “si conseguimos estar cerca de las medallas sería algo muy grande”.

El ciclista valenciano, que esta temporada ha conseguido el maillot arcoíris tanto en la pista como en la ruta, adelantó que en Tokio prefiere centrarse en el velódromo porque “en la carretera hay muchos aspectos que escapan a uno”.

Gerard Descarrega, por último, comentó que Tokio 2020 está “a años luz” porque ahora está centrado en el Mundial, que se celebrará este mes de noviembre en Dubái.

El atleta, que es campeón paralimpico, mundial y europeo de 400 metros para ciegos, espera poder sacar su “mejor versión” en Tokio y bajar su marca personal rompiendo la barrera de los 50 segundos. Para ello contará con la ayuda del guía Guillermo Rojo, cuya calidad y compenetración quiso poner de manifiesto. “Encontrar a alguien de tanta calidad personal y atlética es muy difícil”, subrayó.