La Biblioteca Municipal Gabino Teira de Torrelavega ha alcanzado en 2018 “altas cotas de asistencia”, ya que ha recibido 175.360 visitantes, y ha aumentado su número de socios, llegando a los 9.708 tras haberse registrado 548 altas el año pasado.

El Ayuntamiento de Torrelavega ha dado a conocer estos datos en un comunicado previo a la presentación de la Memoria de 2018 de la biblioteca, que llevará a cabo la concejal de Cultura, Cristina García Viñas, en la próxima Comisión Informativa de Cultura, Educación y Turismo.

Según García Viñas, en la Memoria se desprende que la biblioteca es uno de los servicios municipales “más utilizados” por los torrelaveguenses y una “referencia” en la actividad cultural y participativa de la ciudad.

Además, ha destacado la “buena respuesta” por parte de los usuarios a las diferentes iniciativas y servicios puestos en marcha desde la propia biblioteca, como es la ampliación de horarios en épocas de exámenes, cuentacuentos, visitas guiadas, etcétera.

Respecto a la asistencia de usuarios, la edil de Cultura ha destacado que se continúan alcanzando “altas cotas” de asistencia, llegándose a los 175.360 visitantes, de los cuales 4.956 lo fueron durante la ampliación de horario de verano –del 18 de mayo al 15 de junio, y del 20 de agosto al 10 de septiembre–. En lo referido a los socios, ha dicho que “continúan aumentando” y han llegado a 9.708.

En cuanto al servicio de préstamo, ha indicado que la biblioteca registra “elevadas cifras“, llegándose a los 36.944 —el 68,6% préstamo adulto y el 31,4% infantil-juvenil–, con una media mensual de 3.079 y quedando excluido el préstamo de libros electrónicos que se realiza desde la plataforma eBiblio Cantabria.

Los meses con más préstamos fueron, “como viene siendo habitual”, marzo, abril, julio y octubre, coincidiendo con las actividades de animación a la lectura y las vacaciones escolares.

Otro dato que aparece en la Memoria es el descenso en las consultas a internet en los dos ordenadores de uso público, con un total de 1.906 consultas de una hora –las consultas de media hora para las que no se requiere carnet de socio no se contabilizan–.

Según ha explicado la edil, este descenso se debe al uso “mayoritario” de ordenadores portátiles u otros dispositivos particulares como consecuencia de la “ampliación” de la red wifi de la biblioteca.

Sobre los fondos bibliográficos y documentales, García Viñas ha subrayado que se han visto incrementados con 1.925 nuevos ejemplares, de los que 1.286 se han adquirido por compra y el resto provienen de donaciones de instituciones, usuarios y particulares.

La concejal ha recordado que el Ayuntamiento destina una partida de 18.000 euros para este concepto, a los que se suma la subvención de 3.648 euros procedente del Gobierno de Cantabria. Así, se han atendido 91 peticiones puntuales de compra hechas por los usuarios, tras descartar aquellas que responden a un interés “muy particular” y “no resultan enriquecedoras” para el fondo bibliográfico.

También ha habido 441 ejemplares expurgados, que en su mayoría estaban en “mal estado”, “desfasados” o pertenecían a ediciones de “escaso valor o nulo interés para el público en general”. Sobre las donaciones de los usuarios, García Viñas ha resaltado que, en ocasiones, han permitido sustituir dichos ejemplares por ediciones más nuevas o más atractivas para los lectores.

PERSONAL Y OTROS DATOS

Por otro lado, ha mencionado otros datos que se recogen en la Memoria, como las visitas de nueve grupos escolares de Educación Infantil, Primaria y FP; las actividades de animación a la lectura; el Día de las Bibliotecas; los dos sorteos entre los lectores de la sala infantil de lotes de libros y regalos donados por las editoriales; o la puesta a disposición de los usuarios y visitantes de la Biblioteca de libros expurgados y donados como regalo en la Semana del 24 de octubre.

Sobre el capítulo de personal, ha resaltado que en 2018 se procedió a la contratación de dos auxiliares de biblioteca con carácter interino, lo que ha supuesto un “considerable refuerzo” para la plantilla. En época de exámenes, la ampliación de horario la cubren dos personas contratadas a una empresa externa.