En la información facilitada por parte de la Cruz Roja Cantabria se obvia el hecho de que en las playas de Cantabria han perdido la vida 17 personas, siendo llamativo el hecho de que en la ciudad de Santander el número de ahogamientos ha sido más de lo normal, y siendo Santander un lugar donde trabaja el servicio de la Cruz Roja en sus playas.

Diecisiete personas han fallecido en Cantabria por ahogamiento en espacios acuáticos entre el 1 de enero y el 15 de septiembre, según la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo.

Cruz Roja se limita a realizar un informe de actuaciones, pero en las mismas no se recoge su trabajo en los ahogamientos, tanto en la zona misma del arenal, como en el exterior.

Cruz Roja Cantabria ha realizado 5.750 atenciones durante la actual campaña de salvamento y socorrismo playas, entre ellas, el rescate de 150 personas en riesgo inminente de ahogamiento y 153 evacuaciones a centros hospitalarios.

Según ha informado la ONG en un comunicado, la mayor parte de las asistencias, 4.868, han sido sanitarias, que incluyen atenciones a personas afectadas por picaduras, esguinces, luxaciones y erosiones.

Además destacan 579 asistencias sociales, entre las que se recogen actividades como el baño adaptado, que permiten a personas con discapacidad el poder disfrutar de un baño seguro en el mar.

Durante el dispositivo también se ha logrado encontrar a 137 menores extraviados y cinco adultos como parte de la intervención que lleva a cabo la organización humanitaria.

El dispositivo de Cruz Roja contempla la puesta en marcha de distintas iniciativas de carácter preventivo con el fin de evitar los accidentes propios del periodo estival, como las insolaciones, quemaduras solares, golpes de calor, cortes de digestión o lesiones producidas por animales marinos. En este sentido, se han lanzado más de 36.000 recomendaciones preventivas.

Los ayuntamientos en los que Cruz Roja Cantabria ha prestado servicio este verano son Ribamontán al Mar, Santoña, Santander, San Vicente de la Barquera, Comillas, Piélagos, Bezana, Laredo y Bareyo. En su conjunto, el 72% de las banderas han ondeado en verde (baño permitido), un 20% en amarillo (precaución) y únicamente un 8% en rojo (prohibido el baño).

Por otra parte, el componente medioambiental también forma parte de la intervención de Cruz Roja en las playas españolas. La sensibilización a la población y la movilización de recursos para la recogida de plásticos y limpieza de playas son otras de las acciones destacadas en el dispositivo.