La diputada regional de Ciudadanos (Cs), Marta García, ha presentado una proposición no de ley para luchar contra la venta a pérdidas de la leche, una práctica que, según dice, implica la venta de un producto por debajo de su precio de producción y que «pone en riesgo» el futuro de las explotaciones ganaderas de Cantabria.

García ha señalado que en 2010 había en Cantabria 1.773 ganaderos de leche, que cobraban a 0.30 céntimos, pero en de diciembre de 2018 «apenas quedan 1.150», que cobran el litro de leche a 0.31 céntimos, a pesar de que el IPC se ha incrementado en estos ocho años un 13.4%.

Esta circunstancia, unida a los altos costes de producción, las amortizaciones y el envejecimiento del sector, hace que la ganadería de leche «esté condenada» a la desaparición si el Gobierno no toma las medidas pertinentes para evitarlo, advierte la diputad.

En este contexto, la proposición no de ley registrada por Cs insta al Gobierno de Cantabria a «intensificar» las inspecciones en la cadena de distribución, velando por el cumplimiento de la Ley de Comercio Minorista de venta a pérdidas.

Además, pide que se incrementen los controles de etiquetado, para evitar prácticas fraudulentas, así como que se tramiten «de manera prioritaria» los expedientes que remite la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA) a la Comunidad.

En esta misma línea, Cs solicita al Ejecutivo regional que se ponga en marcha una campaña de sensibilización e información en los medios de comunicación regionales para que cualquier consumidor pueda identificar los productos que se comercializan como productos ‘reclamo’ y venta a pérdidas.

Por último, se demanda la implantación de un sello de calidad de la leche a través de la ODECA (Oficina de Calidad Alimentaria) y el fomento del consumo de las producciones locales y de leche pasterizada en colegios, residencias, hospitales y empresas públicas de la región, respetando la legalidad vigente en materia de competencia.