El informe pericial que Cantur encargó en 2012 sobre los gastos de representación del exdirector Diego Higuera, y que la empresa pública ha presentado como prueba en el juicio con jurado que se sigue contra él por presunto delito continuado de malvesación, refleja «incidencias importantes» en gastos por valor de 73.353 euros, y otros 31.557 euros en restaurantes en fines de semana o festivo sin que su agenda reflejara ningún evento en esas fechas.

Ambas cantidades suman cerca de 105.000 euros de los 132.500 contabilizados en total en este informe pericial, que abarca los gastos de representación realizados por Higuera de 2004 a 2011. Este informe ha sido ratificado este miércoles 6 en el juicio por sus autores, los auditores Víctor Bezares, y Pedro Beltrán, los mismos a quien Cantur -acusación particular en este juicio- encargó previamente una auditoría de gestión cuando el PP entró en el Gobierno y Diego Higuera (que fue nombrado por el PRC en 2011), fue cesado.

Este informe identifica como «incidencias más importantes» 18.447 euros en combustible en gasolineras no concertadas con Cantur; 43.009 en comidas sin relación de comensales; 8.173 euros en gastos diversos sin justificante (sin soporte documental); y 3.723 en gastos particulares, entre los que figuran 659 euros de un cambio de ruedas de un coche que no era de Cantur, 770 euros de un traje en Valladolid y 81 euros de tabaco en Canarias.

Durante su interrogatorio en la primera jornada del juicio, Higuera declaró que pasó estos gastos por «despiste» y que luego los pagó a través de una «cuenta de compensación». Los peritos de Cantur han precisado que lo único que refleja su informe es que la empresa pagó esos gastos, como por ejemplo una multa de 170 euros a un coche que no era de Cantur. «Si luego hubo algún movimiento posterior» e Higuera los reembolsó «no se sabe»; «no se ha reflejado, no era objeto del estudio», han explicado.

Por parte de la defensa de Higuera han comparecido como peritos los auditores Luis Meng Berenguer y Mauricio Morán. El primero ha considerado «llamativo» que se califique como incidencia echar combustible en una gasolinera fuera de convenio por ejemplo cuando se está de viaje fuera de Cantabria.

En la misma línea, la abogada de Higuera, Carmen Sánchez Morán, también ha tratado de desacreditar el informe pericial de Cantur cuestionando que compute como gasto sin justificante billetes de avión para varias personas de Cantur pagadas con la tarjeta de Higuera.

CONTROL ADMINISTRATIVO

Meng ha añadido que hubo facturas de Higuera que se rechazaron, «lo que quiere decir que control administrativo existe», y que las cuentas de Cantur eran auditadas cada año por una firma independiente.

Sin embargo, a preguntas del abogado de Cantur, Juan Manuel García Gallardo, Meng ha admitido que «si hay incidencias y no se subsanan, es que hay falta de control». Una empresa de la complejidad de Cantur, con una facturación de 15 millones, 400 trabajadores en plantilla y numerosas instalaciones, el control administrativo «tiene que ser fuerte y estar bien hecho», ha dicho.

También ha señalado que es «aconsejable» que un gasto en comida «vaya con el mayor detalle posible». Según el informe pericial de Cantur, el 49% de las facturas de restaurantes pagadas por la empreas pública a Higuera no incorporaban el motivo y/o la relación de comensales.

Además, los peritos de la defensa han echado en falta la cuenta de gastos, que según han dicho permitiría saber si realmente Higuera reembolsó los gastos personales que dice haber pasado por «despiste». «Para cuantificar el perjuicio económico hay que basarse en los gastos, no en los pagos, nos falta la pata fundamental», ha declarado Mauricio Morán.

El abogado de Cantur le ha replicado que el Tribunal de Cuentas condenó a Higuera a devolver 48.000 euros por los gastos de sólo una parte de los años porque los anteriores habían prescrito, y ha recalcado que «para que haya una sentencia condenatoria del Tribunal de Cuentas es imprescindible que se concrete el perjuicio».

DIRECTORES DE INSTALACIONES DE CANTUR

En la jornada de hoy, la tercera, han declarado como testigos de la defensa responsables de diferentes instalaciones de Cantur, como el director de la estación de esquí de Alto Campoo, José María Fernández; del campo de golf de Nestares, José Manuel Gutiérrez, del campo del Abra de Pas, Jacobo Quintana; del teleférico de Fuente Dé, Antonio Marcano; y el excoordinador del Museo Marítimo, Bernardo Colsa, del PRC, que actualmente es director general de Servicios en la Consejería de Presidencia.

Con ellos, la defensa ha tratado de reforzar la línea argumental expuesta por Higuera sobre la actividad incesante de supervisión de obras, gestión comercial y de promoción y firma de convenios para justificar los gastos en viajes y comidas efectuados durante su mandato.

La Fiscalía y Cantur le reprochan que buena parte de esos gastos fueron realizados en fin de semana y festivos en Valladolid, donde Higuera tiene una casa en la que vivía con su familia antes de desplazarse a Cantabria. El exdirector general negó que sea una segunda residencia y afirmó que la casa la tenía «cerrada».

La Fiscalía, que considera que concurre la atenuante de dilaciones indebidas, solicita para Higuera siete años de prisión y 20 de inhabilitación absoluta, mientras que la empresa pública pide seis años de cárcel, 16 de inhabilitación.