La alcaldesa de Santander, Gema Igual, ha anunciado que solicitará a «Medio Ambiente, Costas o a quien corresponda» información sobre los problemas de picores y ronchas en la piel que sufrieron el viernes unos 40 bañistas en las playas de la Virgen del Mar, en Santander, y San Juan de la Canal, en Santa Cruz de Bezana, que se cerraron esa tarde de manera preventiva y volvieron a permitir el baño el domingo día 11.

A preguntas de la prensa, Igual ha recordado que los ayuntamientos de Santander y Bezana decidieron cerrar estos arenales al baño «por prudencia, como debe de ser«, y porque estaban «pendientes» del informe analítico que el Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA) sobre la situación de las aguas, que el domingo concluyó que eran aptas para el baño.

«Por eso se ha abierto la playa, no hay otra razón para mantener la bandera» roja que prohíbe el baño, ha señalado la alcaldesa.

No obstante, ha recordado que «algunos usuarios» se vieron afectadas por picaduras y ronchas y tanto ella como el alcalde de Santa Cruz de Bezana, Alberto García, solicitarán hoy información «sobre lo que ha podido pasar».

Porque, ha subrayado, la playa y el mar no es competencia del Ayuntamiento de Santander, sino de «otras instituciones», y lo que hace el Consistorio es «reclamar en todo momento que esté en perfecto estado y que cuando los bañistsa accedan a la playa, esté en condiciones óptimas. Y eso es lo que estamos haciendo», ha señalado a preguntas de la prensa durante la visita a los participantes del campus infantil en el centro cívico Juan Carlos Calderón.