El paraíso de la homeopatía en Europa tiene sus días contados. Francia dejará de financiar los productos homeopáticos en 2021. Así lo anunció hace unos días el gobierno de Emmanuel Macron tras recibir un contundente informe de una comisión especializada independiente que, tras varios trabajos que se han prolongado durante el último año, ha concluido en su informe que estos productos «no han demostrado científicamente una eficacia suficiente para justificar que sean «reembolsados» por la Sanidad francesa al paciente.

El fin de la financiación homeopática será progresivo. Actualmente y desde 1984, estos productos se reembolsan al 30%, el año que viene se reducirá al 15% y a partir del 1 de enero de 2021, los franceses deberán pagárselos ellos mismos. Esta financiación le costó al Estado 126,8 millones de euros el año pasado. El arraigo de la homeopatía en Francia, segundo país donde más se utilizan sólo por detrás de la India, es el argumento que ha provocado que no se cierre su financiación de un plumazo. Según un reciente sondeo, el 76% de los franceses admiten haber usado en alguna ocasión estos productos y el 74% considera que «son eficaces».

La Ministra de Salud, Agnès Buzyn, ordenó este estudio después de que, hace un año, comenzara a cuestionarse en Francia fuertemente la eficacia de la homeopatía, a raíz de una dura tribuna publicada por más de un centenar de médicos que criticaban las «promesas fantasiosas y la eficacia no probada de la homeopatía». El hecho, además, es que los denominados medicamentos homeopáticos gozaban de una anomalía: son los únicos que no habían tenido que someterse a ninguna prueba de eficacia desde tiempos de la Segunda Guerra Mundial, según recordó la Alta Autoridad de la Salud. Se hizo así, dice la ministra, con el fin de «desarrollar la industria» homeopática, que en Francia mueve cada año más de 600 millones de euros.

DEFENSA DE LA HOMEOPATÍA.

En una entrevista publicada en El País (12-1-2019), el médico Gonzalo Fernández Quiroga defendió la utilidad de esta disciplina como terapia complementaria a la medicina convencional.

Pregunta. ¿no cree que con el avance de la medicina la homeopatía se ha quedado rezagada? ¿Cuál cree que es su papel en el siglo XXI?

Respuesta. No lo creo. La homeopatía tampoco pretende ser mayoritaria. Es una parte de la medicina que es muy útil en algunas circunstancias, casos y personas. No pretendemos competir, eso sería absurdo, sino colaborar, ayudar en lo que podamos. La medicina ha avanzado mucho, y eso es bueno, pero desgraciadamente se ha compartimentado. Parece que el hígado no tiene que ver con el pulmón, ni este con el corazón. Que las emociones no tengan nada que ver. Pero la persona es un todo y todo está conectado. Por esto nuestros estudiantes son sobre todo médicos de familia y pediatras, porque son las únicas especialidades que ven el todo. La medicina se basa en tres pilares: los mejores estudios, la experiencia clínica y algo que a menudo se olvida: las preferencias del paciente en su libertad. Y la homeopatía siempre tendrá su espacio si los pacientes están satisfechos.

Fuente: La Razón y El País.