Rocío Monasterio e Iván Espinosa de Los Monteros podrían tomar la decisión de vivir en Cantabria, en concreto en una casona que se encuentra en una finca de más 2.300 metros cuadrados en el municipio de Valdáliga.

Tal y como publicó el periódico elmundo.es «Iván Espinosa de Los Monteros (48) y Rocío Monasterio (45) y (45) tienen un problema más importante que el incierto futuro del Gobierno español», y es que tienen poco tiempo para que «el diputado de Vox y la presidenta del partido en la Comunidad de Madrid pongan en regla todos los papeles que les faltan para poder residir bajo las normas de urbanismo en la casa que comparten en Chamartín. Se trata de una vivienda unifamiliar de líneas modernas en la que residen con sus cuatro hijos». Según se hizo eco el rotativo madrileño «el próximo 8 de octubre se clausuraría la planta baja, destinada a oficina. Sin embargo, después se supo que el expediente pide clausurar toda la vivienda por carecer de licencia de primera ocupación y funcionamiento. El matrimonio, que lleva más de dos décadas unido, tiene un mes para subsanar esta situación. De momento, Monasterio ya ha dicho que son víctimas de un «constructor rencoroso» y del «laberínto burocrático» al que los madrileños se ven sometidos cuando piden licencias de obras y de primera ocupación.

Aunque son argumentos válidos y conocidos para quien haya hecho una reforma, no es suficiente para el Área de Urbanismo del Ayuntamiento. Si en 30 días no avanzan los trámites, Espinosa de los Monteros y Monasterio tendrán que dejar su casa. Un problema menos grave que en el caso de otras familias, ya que tienen propiedades donde reubicarse.

En la declaración de bienes presentada ante el Congreso de los Diputados, Iván Espinosa de los Monteros declaró tener a su nombre una vivienda y una oficina en Madrid. También, a nombre de otras sociedades afirmó poseer otro inmueble en Cantabria y dos oficinas más en la capital. Iván es administrador único de Premium Capital Management, una sociedad valorada en 315.889 euros que posee, según el Registro, una casa con jardín en la Avenida de Alfonso XIII».

RESIDIR EN CANTABRIA

Tal y como refleja el periódico elmundo.es con imagen incluida. «Si se vieran muy apurados, el matrimonio siempre puede hacer una mudanza de ciudad e instalarse en Cantabria. En Valdáliga, Espinosa de los Monteros -casado en separación de bienes con Monasterio- posee una casa que utilizan para veranear. La vivienda está a nombre de Citrum, otra de las sociedades del diputado, con un valor de 804.128 euros. Se trata de un terreno de secano de 2.300 metros cuadrados donde hay una vivienda unifamiliar con elementos arquitectónicos típicos de las casonas cántabras. La casa tiene una planta baja de 128 metros cuadrados, una segunda planta de 65 y una pequeña mansarda de 43. En total, 236 metros cuadrados para la vivienda de veraneo de la familia».

Imágenes: Twitter y www.elindependiente.com