La Antártida está terminando un verano especialmente cálido, que está provocando el derretimiento de algunos de los glaciares más importantes, la salida de gigantescos icebergs…

También ha provocado un marcado fenómeno de «nieve de sangre» o «nieve de sandía» en la base científica ucraniana Akademik Vernadsky. Las impresionantes fotografías han sido compartidas por el Ministerio de Educación y Ciencia ucraniano.

Desde el ministerio ucraniano explican que se trata de un fenómeno totalmente natural aunque de una intensidad bastante excepcional: lo provoca el alga chlamydomonas nivalis.

Este alga resiste sin ningún problema el frío extremo durante el invierno y la falta de luz y nutrientes. Además de la clorofila (verde) el alga contiene un pigmento rojo de tipo carotenoide (como el tomate o la zanahoria) que le da su característico color, que además protege el alga de la fuerte radiación ultravioleta.

La chlamydomonas nivalis solo prolifera en las regiones polares y en la alta montaña.

Influencia humana?

En principio se trata de un fenómeno natural, pero las altas temperaturas favorecen el desarrollo de este alga de las nieves. Además, al oscurecer el manto de nieve este florecimiento hace que se acelere el derretimiento. Es uno de los fenómenos de retroalimentación o ‘feedback’ del calentamiento global.

El fenómeno está bastante estudiado en el Ártico, pero ahora los científicos de la Universidad de Santiago de Chile y el Instituto Antártico chileno van a comenzar a analizarlo sistemáticamente en la Antártida.

Para ello tendrán que analizar miles de imágenes de satélite. «Es muy pronto para decir que los brotes de algas de este año son “consecuencia” del cambio climático. Lo que es cierto es que se han visto favorecidos por el calido verano q hemos tenido» nos comentan desde su cuenta de Twitter.

Las algas se desarrollan con más frecuencia en las zonas costeras, nos explican.

El investigador ucraniano Evgen Dykyi, jefe del Centro Nacional de Ciencia Antártica, dice a euronews que es un fenómeno conocido desde hace años pero debido al cambio climático puede convertirse en algo cada vez más usual. La intensidad depende de la concentración de caroteno.

Por su parte Mark Drinkwater, jefe de la misión de Observación Terrestre de la Agencia Espacial Europea recuerda que es un fenómeno bastante habitual a estas alturas del año. También hay ‘invasiones’ de algas verdes. Además tiene un papel muy importante en la «productividad primaria neta terrestre, debido a la falta de plantas terrestres en la región».

Este tipo de floraciones son visibles desde los satélites y han sido confirmadas con la observación sobre el terreno.

El glaciólogo Xavier Fettweiss, de la Universidad de Lieja, cree que este florecimiento ha sido favorecido por la reciente ola de calor que ha vivido la Antártida. Comenta que las algas necesitan que se infiltre mucha agua en la nieve, y temperaturas superiores a cero grados.

Utilizando los satélites de la agencia europea Copernicus podemos observar lo rápido que se ha derretido la nieve en la zona en el espacio de un mes. (La imagen utiliza un «falso color» que resalta en rojo las zonas con tierra, roca o vegetación.

La Antártida, como el Ártico hace seis meses, está experimentando un verano muy cálido con varios records de temperatura registrados.

El calor está favoreciendo el deshielo de algunos de los principales glaciares antárticos que han dejado escapar enormes icebergs recientemente.

Los científicos han descubierto con preocupación que, por ejemplo, el glaciar de Thwaites está recibiendo aguas cálidas desde el fondo del océano, con lo cual se está derritiendo desde el interior.

«Thwaites tiene tres cañones apuntándole directamente«, dice Erin Pettit, glaciólogo de la Universidad Estatal de Oregón en Corvallis y codirector del proyecto de cinco años y 50 millones de dólares para evaluar la estabilidad del glaciar. «Hay agua caliente que viene de todas las direcciones». Presentó los resultados iniciales de los dos primeros años del proyecto esta semana en la reunión de ciencias oceánicas de la Unión Geofísica Americana en San Diego, California.

Fuente: euronews.com

What do you want to do ?

New mail