La Consejería de Educación, Formación Profesional y Turismo ha convocado subvenciones, por importe total de 60.000 euros, destinadas a entidades locales de Cantabria de hasta 8.000 habitantes para el desarrollo de programas de enseñanzas para personas adultas.

Según el extracto de la convocatoria publicado en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) (lunes, 12 de agosto) se subvencionarán acciones complementarias a la oferta de aprendizaje permanente de la Consejería de Educación, enseñanzas iniciales y actividades formativas de preparación para obtener el título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria y el acceso a los ciclos de Formación Profesional, así como el aprendizaje de idiomas y el uso de las nuevas tecnologías de la información.

Las subvenciones se imputarán por importe de 24.0000 euros con cargo a los Presupuestos de 2019 y de 36.000 euros a los de 2020. La cuantía individualizada de las subvenciones no podrá superar la cantidad de 4.000 euros por proyecto.

La solicitud se podrá presentar en el plazo de 20 días hábiles a partir de este martes 13.

Uno de los principios en los que se inspira el Sistema Educativo Español es la concepción de la Educación como un proceso permanente, cuyo valor se extiende a lo largo de la vida. Con este tipo de ayudas se persigue ofrecer a los mayores de 18 años la posibilidad de adquirir, actualizar, completar y ampliar sus conocimientos y aptitudes para su desarrollo personal y profesional, ha informado la Consejería en un comunicado.

Estas subvenciones pretender el acercamiento a las entidades locales con el fin de buscar su colaboración, implicación, acercamiento en el proceso educativo y su interés por la mejora de la calidad educativa en sus respectivos ámbitos territoriales.

Se trata de impulsar actividades que tengan como objetivo ampliar las competencias básicas de la población en general, posibilitar la adquisición de una cualificación profesional o mejorar las que se posean, atendiendo especialmente a personas o grupos que como consecuencia de desventajas económicas, personales, sociales, culturales necesiten un apoyo especial para ampliar sus competencias, a quienes abandonaron pronto sus estudios, a los desempleados de larga duración, así como a las personas que retoman sus estudios tras un largo periodo de ausencia, además de a las personas de edad avanzada, a los inmigrantes y personas con discapacidad, entre otros colectivos vulnerables.