Después de que Samuel Morse y Alexander Graham Bell desarrollaron el telégrafo y el teléfono, los científicos e inventores del siglo XIX se encontraron con un nuevo reto: conseguir transmitir el sonido sin emplear el cable.

El primero en dar un paso en este sentido fue el escocés James Clerk Maxwell, que presentó la Teoría Electromagnética en 1867, en la que, mediante cálculos matemáticos, predijo la posibilidad de crear ondas electromagnéticas y propagarlas por el espacio.

20 años después, el físico alemán Heinrich Hertz probó la teoría de Maxwell. Fabricó un oscilador con el que podía crear ondas electromagnéticas y demostró que éstas tenían las mismas características que la luz. De esta manera, quedó comprobado que, construyendo los aparatos de emisión y recepción adecuados, era posible transmitir sonidos sin necesidad de cables.

A partir de entonces, muchos científicos intentaron mejorar esa transmisión. El francés Edouard Brandly inventó el cohesor, un aparato capaz de detectar ondas electromagnéticas, y el ruso Alexander Popov elaboró la primera antena.

Primeras transmisiones

Finalmente, el italiano Guglielmo Marconi comenzó a realizar pruebas uniendo todos estos aparatos y consiguió realizar la primera transmisión en 1894: envió señales sonoras a 250 metros de distancia. Dos años después, patentó su invento, poniendo fecha al nacimiento de la radio.

Sin embargo, Marconi no recibió apoyos en Italia, por lo que se marchó a Gran Bretaña donde continuó con sus experimentos. En 1898, puso en marcha el primer servicio de radiotelegrafía; un año más tarde, realizó la primera comunicación entre Inglaterra y Francia, y en 1901, consiguió llevar a cabo la primera transmisión transatlántica, entre Podhu (Gran Bretaña) y Terranova.

Pronto, se demostró que la radio era un sistema de gran valor. Por ejemplo, en 1899, la tripulación del barco R. F. Mathews pudo salvarse tras informar por radio que habían chocado con un faro.

Voz y música

En un principio, la radio tan sólo enviaba señales sonoras, el código Morse. No obstante, a principios del siglo XX, lograron convertir la voz y la música en señales electromagnéticas a través de los primeros micrófonos.

Fue en 1915 cuando se consiguió transmitir la palabra por primera vez. Se emitió desde Vermont y se escuchó en San Francisco, Hawai y París. Cinco años más tarde, la compañía británica Marconi Wireless emitió un concierto de música clásica.

En estos primeros años del siglo XX, nacieron cientos de emisoras tanto en los Estados Unidos como en Europa. La TSF inició en París los primeros ensayos en 1921 y emplearon la Torre Eiffel como antena. En 1922, nació la radio pública British Broadcasting Company (BBC) en el Reino Unido, mientras que la primera emisora del Estado español, Radio Ibérica, fue inaugurada en mayo de 1924.

Uno de los principales problemas de aquellos primeros años era la escasez de antenas y receptores, por lo que muchos aficionados optaron por construirse ellos mismos esos aparatos. Con el tiempo, salieron a la venta más receptores y se hicieron más accesibles.

Avances tecnológicos

El desarrollo de la tecnología permitió mejorar la calidad de las transmisiones. Cabe destacar, además, que el comienzo de las emisiones en FM (Frecuency Modulation) supuso un importante cambio en el funcionamiento de la radio. Hasta entonces, el sonido se modulaba a través de AM (Amplitude Modulation) que puede transmitir a distancias más largas, pero con peor calidad.

A lo largo del siglo XX, la radio ha vivido momentos de gran incertidumbre, entre ellos, el nacimiento de la televisión. En un principio, parecía que ésta suponía una amenaza para la radio, aunque no ha resultado ser así.

Al igual que en todos los sectores, los avances tecnológicos han influido mucho en los medios de comunicación. En 1961, se puso en órbita el primer satélite artificial para uso radiofónico. De esta manera, permitieron enviar la señal mucho más lejos.

La última revolución en la radio ha sido la digitalización, que ha llegado a finales del siglo XX. Muchas emisoras emiten ya en digital y, en pocos años, todas deberán digitalizar sus sistemas.

Fuente: hiru.eus

What do you want to do ?

New mail