El alcalde de Torrelavega y candidato del PSOE a la reelección, José Manuel Cruz Viadero, se ha congratulado por la apertura del expediente para declarar Bien de Interés Cultural (BIC) a ‘La Lechera’ y se ha comprometido a coordinarse con el próximo Gobierno de Cantabria para solicitar el 1% Cultural que el Ministerio de Fomento destina a iniciativas como la recuperación y potenciación de este espacio.

«Tenemos que felicitarnos de que Cultura tramite el expediente de BIC porque eso despejará la recepción de fondos del Estado para poner ‘La Lechera’ a la altura del siglo XXI. La declaración es un requisito previo para poder concurrir y ya lo tenemos. Estoy satisfecho», ha dicho en un comunicado el candidato socialista.

Cruz Viadero ha indicado que tiene la convicción de que el Gobierno de España, con Pedro Sánchez, y el de Cantabria, con Pedro Zuloaga, candidato socialista a la Presidencia, serán receptivos a esta petición y ‘La Lechera’ dispondrá de «fondos cuantiosos para acometer una reforma en profundidad para convertirla en un gran Centro Cultural y Artístico».

«Me consta que el Gobierno de Pedro Sánchez conoce nuestros planes para relanzar La Lechera y que será receptivo, al igual que lo será el Gobierno de Cantabria, por lo que puede asegurar que nuestro proyecto de gran Centro Cultural y Artístico será una realidad la próxima legislatura», ha asegurado Cruz Viadero.

La Ley de Patrimonio Histórico establece la obligación de destinar en los contratos de obras públicas una partida de al menos el 1% a trabajos de conservación o enriquecimiento del Patrimonio Histórico Español o al fomento de la creatividad artística, con preferencia en la propia obra o en su inmediato entorno.

La Consejería de Cultura, a propuesta de la Comisión de Patrimonio Científico y Tecnológico, ha incoado el procedimiento para la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) a la antigua fábrica de ‘La Lechera’ en Torrelavega.

El objeto de esta declaración es preservar un legado singular que ha sido testigo de los orígenes del desarrollo industrial de Cantabria, y que, a juicio de los miembros de la Comisión, ha de ser debidamente protegido y conservado como herencia cultural y científica de su época.

El complejo conocido como ‘La Lechera’ fue una antigua fábrica de azúcar reconvertida en industria lechera entre finales del XIX y principios del XX, y fue comprada en la mitad del siglo pasado por Sniace, para destinarla como almacenes.

En 1982 el Ayuntamiento adquirió el complejo, y destinó el pabellón principal como Feria de Muestras, el segundo edificio acoge el Centro de Investigación del Medio Ambiente, (CIMA) del Gobierno de Cantabria, entre otros servicios.