El pueblo de San Mateo de Buelna ha acogido la carrera de caracoles en la que han participado más de 320 personas y que ha llegado a congregar a 1.000 espectadores.

La peculiar carrera se ha convertido con el paso de los años, en un éxito, que congrega a personas de toda la región, y que genera muy buen ambiente, con un entusiasmo que afecta a varias generaciones, por ver quién es el caracol más rápido, según ha indicado la asociación Rebujas Rock.

Este año la vencedora ha sido Lucia Añivarro, que como premio se ha llevado una GoPro además de un minicoche de juguete Kia, un cuadro y trofeos, entre otras cosas. Todos los participantes han recibido material escolar y los finalistas un balón oficial del mundial. Tras la entrega de trofeos se han sorteado ocho gafas de realidad virtual.

La organización ha destacado el patrocinio de la marca de coches KIA, que por primera vez ha colaborado con el campeonato.