Se ha suspensión del desahucio de la familia de Santoña, previsto para el 12 de febrero, y se ha logrado “después de numerosas gestiones y contactos” con la sociedad propietaria del piso y demandante, Buildingcenter y gracias a la donación de dos personas anónimas que se han hecho cargo de la deuda de la familia, que asciende a 1.800 euros.

En las negociaciones han intervenido la plataforma Stop-Desahucios y la Oficina de Emergencia Habitacional del Gobierno de Cantabria, dependiente de la Consejería de Obras Públicas y Vivienda.

Tanto la familia como la plataforma han agradecido la “desinteresada intervención de varios donantes, que se han hecho cargo de la deuda de la familia”.

El compromiso adquirido de Buildingcenter con la plataforma y con la Dirección General de Vivienda es que el lunes tramitarán la suspensión del lanzamiento en el Juzgado nº 2 de Santoña.

La familia tiene tres hijos de 20, 15 y siete años de edad, y según Stop-Desahucios, “malviven con una renta social básica de 630 euros y deben únicamente 1.200 euros y 600 euros del agua“.

Hace 16 años compraron, mediante un préstamo hipotecario con La Caixa, la casa donde residen actualmente; en 2014 cedieron la vivienda mediante una dación en pago; y en las mismas fechas firmaron un contrato de alquiler social, “pero debido a la situación de desempleo y de pobreza sobrevenida, no pudieron satisfacer los pagos de las cuotas de alquiler en los últimos meses”.