Alrededor de 150 personas, entre participantes, voluntarios y familiares participaron este domingo en el XVIII descenso del río Deva para personas con discapacidad que transcurrió entre Panes (Asturias) y Unquera (Cantabria), un tramo de 11 kilómetros de río y tres horas de duración.

Es la 18 edición de un encuentro organizado por COCEMFE Cantabria, la Federación Cántabra de Personas con Discapacidad Física y Orgánica, con el objetivo de promover el deporte adaptado al aire libre en Cantabria y romper barreras por la inclusión.

Las 45 personas con discapacidad que participaron, procedentes de diferentes partes de Cantabria y de Castilla y León, estuvieron acompañados de voluntarios experimentados, miembros del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil de Asturias (GEAS) y bomberos del 112 en su día libre.

En el despliegue de seguridad terrestre participó la Cruz Roja, la policía municipal de Val de San Vicente y Protección Civil de los municipios de San Vicente de la Barquera, Rionansa, Reinosa, Polanco, Herrerías y Comillas, según ha informado COCEMFE Cantabria en nota de prensa.

El descenso está organizado por COCEMFE Cantabria con la colaboración de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria y del Ayuntamiento de Val de San Vicente. Además, cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Peñamellera Baja en el acondicionamiento de la salida de Panes.